David Amor pondrá fin a su dilatadísima carrera como jugador de balonmano en este temporada 2017/2018 en las filas del Academia Octavio de Vigo. Y lo hará de la mano de uno de sus entrenadores favoritos, Modesto.

El Octavio se encuentra inmerso en una nueva era. Una etapa marcada por la ilusión, la ambición y la fe en un proyecto que parte de los cimientos de un club que estaba casi en ruinas pero que quiere recuperar su esplendor. La irrupción de la empresa Construcciones Castro hizo posible la confección de una nueva plantilla que desde hoy compite otra temporada más en Primera Estatal. Pero con miras altas y con Modesto Augusto -que ya ocupó en banquillo el curso pasado y que es de los pocos supervivientes- al frente.

Una temporada muy especial para David, que sin duda tendrá que hacer un esfuerzo titánico para poder competir en la pista y en los escenarios.