De compras con David Amor en BFACE Magazine

El humor patrio goza de una excelente salud en la actual parrilla televisiva. El cómico David Amor es uno de sus mejores representantes. Con dos series en emisión, este gallego pasa, sin duda alguna, por el mejor momento de su carrera.

Admirado por su trabajo, y deseado por su físico, el actor agradece y paladea todo lo bueno que le está pasando en esta profesión a la que llegó por casualidad: “Estudiaba INEF y era compañero de clase de la actriz María Castro. Ella estaba en una agencia de modelos, y como yo tenía curiosidad por este mundo, me animó a que fuera a conocer la agencia”, confiesa. Un casting para el programa de humor de TVG ‘El Rey de la Comedia’ supuso el inicio de una larga carrera televisiva.

Amor se cuela cada noche en la casa de más de un millón de espectadores gracias a su papel de Tito en Gym Tony, la serie de Cuatro que acaba de estrenar su segunda temporada. “Es algo que sorprendió de cara a fuera. Santi Rodríguez, que controla mucho de esto, veía muy claro que no se iba a quedar en una temporada”, dice. El actor sabe las razones que han seducido a la audiencia: “Es un producto que entra muy bien al tener seis minutos por capítulo y que cuenta con unos personajes muy bien estructurados. Es una serie un poco gamberrita y, para lo rápida que es, los guiones me gustan mucho”, explica.

Cuando habla de la serie, su discurso deja bien claro que el buen ambiente que desprende el producto se respira también en las jornadas de rodaje. «Hay muy buen feeling con todo el reparto y eso se trasmite. Ahora ha entrado gente nueva a la serie y es algo que les hemos inculcado. Para hacer este tipo de trabajo es fundamental, porque si no, no sale», cuenta. Precisamente las fotos promocionales de Gym Tony (en las que aparece desnudo) le han valido buena cantidad de piropos en la red: «Me parecen maravillosos. Llevo mejor que me llamen guapo que desgraciado, aunque me sorprende porque no soy el prototipo de tío súper musculado y depilado».

Lee el artículo completo en bfacemag.es